jueves, noviembre 04, 2010

Flujo.

"The course of true love never did run smooth"
Shakespeare


Un amor es como un río.

Nace en el corazón de la roca, como hilo imperceptible.

Se alimenta, crece, avanza, recorre.

A veces se estanca, pero también se filtra.

Caudaloso unas veces. Con la superficie plana como un espejo, otras.

Temperamental bajo las lluvias, desbordado, transforma los paisajes, inunda.

Mata.

Llega un momento en el que ese cauce se precipita desde las alturas,
y destroza todo aquello que lleve en su corriente.

¿Pero por eso deja de ser río?

¿Se le puede truncar en su deseo de llegar a volver al corazón de la montaña?

Nuestro amor es como un río.

O como la fotografía de un río.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bello.

Natalia Zapata Valencia dijo...

Gracias, Anónimo. :)