domingo, diciembre 05, 2004

Acto Primero: Prueba Única

Si?

Probando, probando... uno... dos?

Si.

Tal parece que sucumbí ante la tentación de abrir un blog,

pero,

qué se iba a esperar?

Esto fue como perder la virginidad, fumar por primera vez, embriagarte por primera vez:

obedeció a "influencias" externas.

Ya le había dicho a cierto niño por ahí que esta clase de publicaciones me parecen de lo más narcisista: ¿a quién demonios le va a interesar lo que me ha pasado en el dia, sea íntimo o no?
¿a quién le va a parecer interesante esto que escribo?

Creo que ni a mi.

Así que lo dejaré hasta aquí por el momento,

porque acabo de sentir la vergüenza de la primera vez.

5 comentarios:

darkfalco dijo...

=) haber Mashiaj, no entendi esta explicacion a que viene, chanza si pones la segunda parte le entienda, y a mi si me importas >_<

Natita dijo...

No, querido... Como ves, el escrito en si es un acto de narcisismo, en el cual solo importa "lo que yo siento". ¿Ves? Esto de los blog es pura carreta (o sea, pérdida de tiempo). Hice el blog para demostrar que no hace falta escribir ese tipo de cosas en la red: quería demostrar mi punto.

Teatralicé un poco la escritura del blog, don't worry, pequeño dalrkfalco.

Intentaba divertirme.

Cecilia dijo...

Jaaa...yo también decía que no, pero siempre sí ^_^u (by sazuka).

-- JuanMa dijo...

Si escribir es un acto narcisista, lo sería también cualquier manifestación del pensamiento, no? Pues solamente puedes expresar lo que tú sientes, lo que percibes, y es inevitable que al tratar de comunicar estas percepciones haya una contaminación por las propias ideas o prejuicios.

Asi que listo, es narcisista, pero... y qué? Tal vez algunos estemos interesados en conocer tu narcisismo.

Mashiaj dijo...

Mil gracias!

Ahora no creo que todo esto de los blog sea carreta o sea narcisista, aunque aún ahora conserve ese nombre.

Todo lo que hacemos vale la pena, comunicarnos vale la pena, verbalizar!, racionalizar vale la pena!

Y por encima de todo, quienes se interesan por esto valen la pena.